Hisako

Este es uno de los restaurantes japoneses que pocas veces hemos visto recomendado por las redes sociales (instagram). Si a esto le añades unas fotografías realmente apetitosas… llega el día en que decides quitarte el gusanillo y probar suerte. Y ese día nos llegó!

Restaurante: Hisako
Dirección: C/ Londres, 91 | Eixample | Barcelona
Cocina: Japonesa
Ver mapa

Horario: Lunes a Sábado de 13:30-16:00 y de 20:30-23:00 / Miércoles mediodía cerrado / Domingo cerrado
Tlf: 629 446 503
Reserva:

Calificación
Comida: Excelente
Calidad | Precio: Excelente
Servicio: Muy bueno
Ambiente: Bueno
Coste: €€€

COMIDA
Ojeando la carta del Hisako vía web, nos dimos cuenta de que se trataba de un japonés que ofrecía una variedad de platos que nos llamaron mucho la atención. Disponen de cuatro opciones de menú de mediodía y un menú degustación.
Al ir al restaurante con una idea de lo que ofrecen en la carta, no nos costó tanto decidir. Lo bueno de este restaurante es que tienen un poco de todas las comidas típicas que puedes encontrar en Japón: tempura, okonomiyaki, sushi, sashimi, etc.

Una vez pedimos todo, nos trajeron un tentempié que nos iba perfecto para ir pensando en lo que nos esperaba después. Dos croquetas de gamba crujientes con una salsa especial en la base. Siempre es de agradecer que tengan estos detalles con los comensales ya que empiezas a comer con un buen sabor de boca.

IMG_6171r

Croquetas de gamba

Empezamos con lo fuerte, Hon maguro no Tartar. Delicioso tartar de atún blue finn con aguacate y tomate acompañado de tostaditas de pan. Tres ingredientes frescos, dos de ellos básicos, que juntos nos hicieron sonreír como dos tontos.
La cantidad de este plato es pequeña, pero para nosotros valió mucho la pena probarlo y, sobretodo, compartirlo. El sabor era tan fantástico que no pudimos parar de pensar en cada una de las cucharadas que nos llevábamos a la boca. El atún que utilizan es de muy buena calidad y eso se nota en el sabor y la textura del producto. La sensación que nos dio fue la de un plato muy fresco y de los que se quedan en tu recuerdo.
Posiblemente, el mejor plato de todos los que escogimos ese día.

IMG_6177r

Hon maguro no Tartar

No solemos coger mucha tempura pero ese día nos apetecía, Tara no tempura. Bacalao cubierto en tempura, perejil y un puñadito de sal (opcional). No somos una pareja muy partidaria de comer frito, pero esta tempura nos llamó la atención por ser de bacalao y estar más acostumbrados a ver tempura de langostino o de verduras varias.
Por eso, decidimos probar con este plato que resultó ser una buena opción. El bacalao estaba muy tierno y la cobertura de tempura le daba el punto crujiente y sabroso. Eran cuatro unidades de uno o dos mordiscos cada una, haciéndolas más fáciles de comer. Si os gusta la tempura, no dudéis en cogerla!

IMG_6187r

Tara no tempura

Seguimos con la pareja de sushi, Sake to ikura no uramaki y Unagi to foie no uramaki. El primero de salmón noruego con aguacate y huevas de salmón, y el segundo de anguila con foie mi cuit.

De los dos, el que más nos gustó fue el de salmón. ¿Por qué?. Porque no escatimaron con la cantidad de salmón y, además, el queso cremoso del interior le daba un toque muy fresco. Nos resulta muy agradable el punto salado que aportan las huevas de salmón a estos makis. La cebolla crujiente siempre le da un gusto más fuerte pero sin llegar a pasarse.

IMG_6197r

Sake to ikura no uramaki

El segundo también estaba muy bueno. La combinación del foie mi cuit y la anguila es muy buena, pero lo que realmente le aporta el intenso sabor es la salsa unagi (salsa elaborada a base de caldo de anguila). En la carta solo tienen tres tipos de sushi y nosotros acertamos de lleno con dos de ellos (tampoco era muy difícil). La tercera opción era maki de atún y que seguramente estaría delicioso, pero al haber cogido el tartar, decidimos variar un poco.

IMG_6210r

Unagi to foie no uramaki

Por último, y no por ello menos importante, un Okonomiyaki. “Trinxat” japonés con col, langostinos, calamar, carne, verduras, alga nori, salsa okonomiyaki y mayonesa. Y como no, katsuobushi (bonito seco) por encima para darle el toque de gracia con su baile. Es un plato pequeño, está muy bien si lo pedís para compartir además de los otros platos. A nosotros nos gusta mucho el okonomiyaki de estilo Hiroshima, que incluye fideos yakisoba. En este caso no lleva fideos pero añaden el “trinxat” que lo hizo más ligero.

Conocemos pocos restaurantes en Barcelona que cocinen este plato tan rico. Nos hizo mucha ilusión poder probarlo y viajar a Japón por unos instantes.

IMG_6217r

Okonomiyaki

Recomendación de nuestra camarera, Trufas de té verde (maccha). Este postre nos trajo muy buenos recuerdos de nuestro viaje a Japón, cuando tomábamos el té maccha. Estas trufas tenían un rico y fuerte sabor que acabaron de redondear una experiencia perfecta!

IMG_6219r

Trufas de té verde

¡Primer consejo! Preguntad por las gyoza fuera de carta. Nosotros tuvimos la mala suerte de enterarnos en el postre. Otra vez será!

¡Segundo consejo! Nosotros fuimos con la idea de probar el nigiri de anguila que habíamos visto en una cuenta de instagram y que no aparece en la carta. Al preguntar, nos explicaron que a veces traen pescado y el chef lo utiliza para hacer nigiris fuera de carta. ¡Acordaros de preguntar!

CALIDAD | PRECIO
Los cinco platos, las trufas, dos copas de vino blanco, un agua, café y té, hicieron un total de 77,95€. El plato más caro fue el maguro tartar con un precio de 16€. El más caro de la cuenta pero a la vez el mejor que probamos. Nos gustaron todos y cada uno de los platos que escogimos ese día. Las piezas de sushi, bien ejecutadas y con un buen producto, tenían un precio de 13,60€, sake to ikura no uramaki, y 11€, el unagi to foie no uramaki. El postre de 4 trufas de té verde tiene un precio de 4,80€. Puede parecer un poco excesivo por el tamaño de las barras, pero fueron unos bocados exquisitos.
La calidad del producto es indiscutiblemente buena y, como todos sabemos, la calidad se paga. Por eso, el producto que ofrecen y el precio a pagar, lo encontramos bastante correcto.

SERVICIO
Ese día el servicio venía con factor sorpresa. Nos atendieron dos camareras, una de ellas con una gracia especial. Fue muy amable y atenta con nosotros durante todo el servicio. Decir que aunque tuvo un par de percances, como manchar con soja la camiseta de uno de nosotros, su carácter hizo que no lo tuviéramos en cuenta. Es más, aún nos reímos al recordar esa situación, para nada incómoda.
Cuando te pasan estas cosas es cuando te das cuenta de que hay veces que los camareros pueden tener errores (como todo el mundo), y no por ello se debe tachar al restaurante de poco profesional. Se tiene que tener en cuenta la reacción del camarero ante estas situaciones, y Helena supo cómo afrontarlas sin ningún problema. Muchas veces nos encontramos con camareros realmente fríos con nosotros; y cuando te encuentras personas más cercanas, como Helena, es cuando la experiencia se vuelve mucho más especial.

AMBIENTE
La exitosa expansión del Hisako es el resultado de un proyecto en homenaje a la abuela de Ernest-Dai Fibla Takahashi que, junto con el chef Jun Fukuyama, decidió emprender y establecer en la ciudad barcelonesa.
El cartel no es que sea grande y tampoco muy luminoso, por eso es difícil de ver en horas nocturnas. Aun así, el interior nos encantó. Al entrar te encuentras con una sala estrecha y alargada con una barra situada delante de la cocina, como en el típico izakaya japonés. Encantadores noren, de colores y estampados diferentes, visten y destacan las paredes negras de todo el espacio interior.

Uno de los factores que tenemos más en cuenta es la luz. En Hisako han optado por una iluminación general que baña las paredes e iluminación indirecta cálida para ciertas zonas, como en el caso de la barra. El material por excelencia que se suele utilizar en los interiores de los restaurantes japoneses es la madera. Material noble que da calidez a los espacios aun utilizando el color negro como base.

Una vez recorrido el pasillo donde se encuentra la cocina, nos encontramos con una sala mucho más íntima con unas pocas mesas para grupos reducidos o parejas. Lo que menos nos gustó fue el tener las otras mesas pegadas a la nuestra y oír perfectamente conversaciones ajenas. Lo bonito de este espacio es la luz natural que entra por las ventanas del patio trasero. Luz que agradecemos siempre a la hora de hacer las fotos de los platos!

interior

Interior

Volveremos sin duda alguna.
Have a very tasty experience!

  1. Como siempre, fantástico post lleno de buenos consejos. Un abrazo chicos!

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Umo | Very Tasty Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: